Lo grotesco. Su realización en literatura y pintura (La balsa de la Medusa nº 174)

El terror nos asalta con rigor precisamente porque se trata de nuestro propio mundo, de manera que los angeles confianza que depositábamos en él no resulta ser más que una apariencia. Simultáneamente tenemos los angeles sensación de que no podríamos vivir en ese mundo de repente transformado. No se corresponde con lo grotesco el miedo a l. a. muerte, sino el pánico ante l. a. vida. Y a los angeles estructura de lo grotesco pertenece l. a. abolición de todas las categorías en que fundamos nuestra orientación en el mundo. Desde l. a. ornamentación renacentista hemos asistido a l. a. plasmación de procesos perdurables de disolución: los angeles mezcla de ámbitos y reinos bien distinguidos por nuestra percepción, los angeles supresión de lo estático, l. a. pérdida de identidad, l. a. distorsión de las proporciones «naturales», and so on. Y en l. a. actualidad se han sumado a aquellas otros procesos más de disolución: los angeles anulación de l. a. categoría de cosa, los angeles destrucción del concepto de personalidad, el derribo de nuestro concepto de tiempo histórico.

Lo grotesco. Su realización en literatura y pintura es, con l. a. obra de Baudelaire y Bajtin, uno de los textos fundamentales para entender esta categoría. Kayser analiza el desarrollo de lo grotesco en l. a. literatura y en l. a. pintura, y, tras estudiar sus precedentes, El Bosco, Bruegel, afirma que lo grotesco es una creación plenamente moderna, que encuentra su marco adecuado y su punto de partida en el Romanticismo.

Show description

Quick preview of Lo grotesco. Su realización en literatura y pintura (La balsa de la Medusa nº 174) PDF

Show sample text content

De nuevo nos encontramos en el mundo de los angeles commedia dell’arte, y Wedekind, que en el último tramo de Despertar de los angeles primavera además había empleado lo sobrenatural para crear una atmósfera grotesca (el muerto Moritz Stiefel �anda pesadamente sobre las tumbas con l. a. cabeza bajo el brazo y conversa con su amigo viviente y el señor disfrazado») se contenta con hacer uso de los procedimientos que este género le proporciona. No es que en su obra, claro, hagan su entrada Arlequines, Colombinas y Pantalones con disfraces modernos.

Ok. H. Strobl dio comienzo al prólogo de su compilación El libro macabro (Das unheimliche Buch) del año 1913 afirmando que humor y terror son hijos gemelos de l. a. madre fantasía. Ninguno de los dos –decía– se conforma con los �hechos», ambos desconfían de una explicación racionalista del mundo y disponen �soberanamente de l. a. vida» desfigurando, subrayando y estilizando los hechos. �Ambos requieren el alma más good, el más agudo entendimiento y l. a. mano más firme». Así pues, Strobl se defiende de los angeles opinión según los angeles cual el novelista de terror escribe preso de un pánico mortal y acuciado por las alucinaciones.

No hay que ignorar tampoco una caída en l. a. sátira cuando nos referimos al snob y vano Blasius que se pasa l. a. vida bostezando y en l. a. Feu, perenne soñador despierto. Se trata de sátira literaria y en esa dirección apuntan también los símbolos geográficos: al ultimate, uno se quiere retirar a una cueva llena de arbustos, mientras que el otro se dirige a una granja de pastor en Arcadia. Pero también Wild, a pesar de que sus opiniones y sentimientos están enraizados en los corazones de los angeles joven generación, es caricaturizado, de manera que no lo podemos tomar en serio.

De apariencia grotesca y comportamiento grotesco son los �demoníacos» personajes del tercer tipo7. Pero mientras se hable de una aparición del demonio mismo (como ocurría con aquel extraño en De l. a. vida de un hombre conocido) los angeles naturaleza grotesca de l. a. figura quedará enturbiada. Sin embargo, con Coppelius en El hombre de los angeles enviornment, Hoffmann había logrado regatear esta adjudicación de sentido. Pero ese no será precisamente el único caso en sus cuentos. Incluso cuando no interfieren en los angeles acción ni hacen uso de sus poderes sobrenaturales, su mera presencia suele conducir a los angeles muerte y los angeles destrucción.

Pirandello había aceptado todavía l. a. existencia de l. a. �verdad» en el afuera: �el mar es verdad, sí, verdad es también l. a. montaña y los angeles roca, verdad es l. a. hoja de hierba. �Pero el hombre? Siempre enmascarado aun sin desearlo y sin saberlo…» Como vemos, en estas palabras, los angeles suggestion de verdad se deriva de una concordancia consigo mismo y como una cualidad permanente del intelecto, experimentable por todos. Para Meyrink esta notion ya no tenía vigencia: las plantas del Dr. Cinderella estaban llenas de vida amenazante.

Download PDF sample

Rated 4.72 of 5 – based on 6 votes