5 metros de cuentos perversos

By Ana García Bergua, Fabrizio Mejía Madrid, Paola Tinoco, Alfredo Núñez Lanz, Antonio Jiménez Morato

Lo perverso se puede presentar de muchas maneras posibles y afectar en distintos niveles; materializarse en l. a. más negative barbarie, o brotar como un hecho aislado y sin aparente consecuencia. Los cuentas de esta antología, despojados de todo ánimo moralizante, muestran algunas de las formas en que l. a. perversión puede aparecer y cumplirse. Las letras ahondan en nuestras “buenas” costumbres sólo para trastocarlas, y darle espacio a los angeles imaginación, a lo fortuito.

Show description

Quick preview of 5 metros de cuentos perversos PDF

Show sample text content

ISBN en papel: 978-607-7818-22-9 eISBN:  978-607-7818-31-1 Impreso en México. published in Mexico. Este libro se realizó gracias al apoyo del Fondo Nacional para los angeles Cultura y las Artes a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales 2010. Queda rigurosamente prohibido, bajo las sanciones establecidas por los angeles ley, l. a. reproducción parcial o overall de esta obra por cualquier medio o procedimiento sin los angeles autorización por escrito de los editores. Felicidades, tienes un libro electronic en tus manos.

L no paga nada. los angeles casa es de Inés, fue su respuesta. *** Toqué el timbre y nadie atendió. Di media vuelta y apenas girando sobre mis talones escuché crujir los angeles madera del suelo por los pasos de alguien que se acercaba a los angeles puerta. —Oui… —Je ne parle pas français… estoy… buscando a Esteban, soy una compañera de los angeles universidad en México. —¡Ah! �Hola, qué tal! —respondió en español, estúpidamente animosa— Esteban no está, �quieres esperarlo? Creo que no tardará —ofreció aquella mujer que por sus señas, no period otra sino Inés: de voz clever, sonrisa fácil, alta, esbelta, de pelo lacio y rubio oscuro.

Period una situación tonta así que decidí girar una a los angeles izquierda en tanto que los angeles otra permanecía mirando a l. a. derecha. Eso es. l. a. gente no vive mirándose a los ojos. Inés regresó cargando una bandeja. los angeles puso en los angeles mesita de centro y fue inevitable que viera las figuras. Como si hubiera visto un pequeño incendio, abrió mucho los ojos y las volvió a poner como estaban. Sonreí para mis adentros. Se disculpó para ir a contestar el teléfono y yo me levanté a observar el salón. En un librero, en una mesa esquinera cercana, en una repisa junto a l. a. ventana, por todas partes había figuras de porcelana, como en casa de mi abuela paterna.

Pero al fin, l. a. gran puerta se abrirá más temprano de lo que esperan las mujeres. Los pasos del hombre bajarán acompañados de otros pasos y otras manos, y tras los golpes a l. a. puerta no habrá tiempo para que Adaliana conteste al llamado. Entrarán con violencia. Esta vez, ella se dejará arrastrar. Las mujeres reconocerán más fuerte que nunca ese olor espantoso que impregnará las ropas y las sábanas. Adaliana, atada a su propia cama de pies y manos bajo l. a. orden de Escudero, será custodiada día y noche por las mismas mujeres.

Contemplarán como una pesadilla l. a. fuerza inagotable que se duplica en l. a. lucha de Adaliana. Desearán que los angeles batalla acabe de una vez por todas, que Escudero l. a. lleve al fin a l. a. salida y ambos se pierdan en l. a. noche. los angeles comadrona, tras los angeles puerta, no verá pero recordará lo que ya ha visto en sueños. Adaliana resistirá cuantas horas lleve junto al hombre. No habrá un grito ultimate, sino varios que se irán perdiendo poco a poco, como los ejércitos en los angeles guerra, o como se pierde los angeles sangre. Más tarde, l. a. puerta se abrirá con lentitud.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 8 votes